Tanto los cambios de hogar como los cambios de oficina son bastante complicados, y aún más si tienes que movilizar mucho material y personal.

Y realizar muchas solicitudes como por ejemplo, solicitar cambio de titular de internet o una nueva línea telefónica, sin olvidar todas las modificaciones técnicas para poder trabajar, como el cambio titular de luz, ya que sin luz no es posible hacer nada en el nuevo inmueble. Para evitar que sea un caos la mudanza te vamos a dar unos consejos para hacerlo rápido, fácil y sencillo.

Paso para realizar este cambio:

1. Planifica tu mudanza: Una mudanza no se hace en dos días, y menos se puede planificar en poco tiempo. Por ello trazar un plan y organizar cómo va a ser el traslado es muy importante. Primero tendrás que realizar una búsqueda de donde quieres movilizarte, y por ello tienes que calcular las distancias. Una vez que tengas claro cual va a ser tu nuevo local, haz un cálculo del espacio que hay entre uno y otro, y que tienes que llevarte a la nueva oficina.
Las mudanzas siempre son buenos momentos para tirar lo que ya no quieres usar o de la que puedes prescindir.

2. Realiza un calendario: Los horarios y fechas orientativas son claves para que la mudanza salga bien y no te quedes sin tiempo. Por ello ve trasladando los materiales más grandes y que vayan a estrobar más al principio. Mesas, sillas, ordenadores de mesas, etc… Todo este mobiliario es mejor tenerlo distribuido desde un primer momento. No olvides que la época del año en la que realices la mudanza es un factor muy importante a destacar.

3. Calcula los tiempos estimados: Si delimitas las horas de la mudanza, serás mucho más efectivo, ya que sabrás que tienes un tiempo límite para hacer todo lo necesario. Recuerda ser realista a la hora de poner los límites, una mudanza no se hace en una hora, de hecho los traslados de una oficina mediana o de grandes dimensiones suelen extenderse incluso hasta ocho meses.

4. Mantén una buena comunicación: Como es normal, una mudanza no la realiza una sola persona, por lo menos hay que contratar una empresa de mudanzas y con más motivos si lo la mudanza es de una oficina. Por ello tienes que dejar bien claro todo lo que quieres hacer y como lo deseas, la buena comunicación es la clave para que una mudanza de grandes dimensiones funcione correctamente.

5. Presupuesto: Compara siempre distintos presupuestos, hay muchas empresas de mudanzas y no todas tienen los mismos servicios, garantías y precios. Asique elige la que mejor se adapte a tus necesidades del momento.

6. Empaquetado: Ten en cuenta el empaquetado de todos tus objetos, normalmente las empresas de mudanzas te ofrecen todo lo necesario para realizar el traslado de forma segura y sin que ocurra ningún desastre, tipo roturas o pérdidas de material.

7. Limpieza: Para finalizar, acuérdate que dejar todo limpio te ayudará a cerciorarte de que no pierdes nada y ni se te olvida en la antigua oficina.